miércoles, 14 de octubre de 2015

Reto Dos: La historia de Mi Robot

Continuamos con el #MoocBot, y, aunque no le estoy pudiendo dedicar todo el tiempo que me gustaría, no he podido evitar utilizar Zooburst para crear un pequeño libro pop-up con la historia de Mi Robot, sí, eso es, Mi de nombre y Robot de apellido.



¡Espero que os guste!

domingo, 4 de octubre de 2015

Mi robot y yo

Ya he finalizado mi primera tarea.
No soy muy buena con los cables, así que me he decidido por este simpático robot cuya plantilla he descargado de la página robives.com para realizar con cartulina.


Y, aquí os dejo mi presentación con él, ¡espero que os guste!


Un abrazo y, ¡¡nos seguimos leyendo!!


miércoles, 30 de septiembre de 2015

El plan de pensamiento computacional: ¿una necesidad compensadora?

Pensamiento computacional, no me extraña que al leer estas palabras a todos nos dé un poco de vértigo, ¿a quién no?
Todos los maestros tenemos momentos en los que flaqueamos, en los que tenemos un poco menos de ilusión y es que, personalmente, no creo que pueda estar haciendo siempre lo mismo en clase, necesito cambios y estímulos para poder seguir desempeñando este trabajo que tanto me gusta y tanto me llena, por ello me considero inquieta e innovadora, por necesidad profesional y personal.
Por otra parte, pienso en mis alumnos y alumnas, en los contenidos que quiero que aprendan, y sobre todo, en cómo vamos a alcanzarlos y llego rápidamente a la conclusión de que ellos merecen también esa inquietud e innovación, para que su motivación no decaiga, para que sientan placer por aprender.



Pues en uno de estos momentos me encontraba el año pasado, cuando,  de repente, algo apareció en mi clase y un torrente de motivación volvió a aparecer para hacernos saber que habíamos tomado el camino adecuado.
Ese algo era una pequeña abeja llamada Bee-bot que llegó desde la clase de mi querida Cati en Albacete, hasta la nuestra en Perdiguera.



Hay una magia especial entre la robótica y los niños, enseguida conectan con ella, la motivación no decae fácilmente y se pueden trabajar tantísimos conceptos, que creo, no podemos dejarla fuera de las aulas, no sería justo. 
Gracias a Bee-bot descubrimos muchísimas cosas, pero, sin duda, una de mis favoritas fue poder aprender mediante el ensayo-error sin que hubiera una goma por el medio, y estoy segura de que muchos me entenderéis. No es fácil encontrar actividades en las que los alumnos puedan aprender de manera autónoma, y Bee-bot es fantástica para ello, ya no sólo es qué aprenden, sino cómo lo aprenden, y cómo se enriquecen en ese proceso.
Y así es como, la robótica llegó a mi clase, para quedarse =)