martes, 5 de abril de 2016

Bee-bot, robotizando con dinosaurios

A veces la vida te regala conocer a personas maravillosas, y eso es lo que me pasó a mi con Cati del blog Los peques de mi cole. Además de ser una maestra de primera, es una persona maravillosa, siempre dispuesta a colaborar y ayudar a todo el que lo necesite. Tanto es así que, si hoy puedo escribir esta entrada, es porque nos ha dejado un tesorito para trabajar con él durante este mes.
Este tesoro, no es otra cosa más que un precioso robot en forma de abeja llamado Bee-bot.


El Bee-bot permite aprender infinidad de conceptos y contenidos a través del juego y del aprendizaje del lenguaje de programación.
Así que, rápidamente me puse manos a la obra e hice un primer tapete para nuestro robot abeja. Como no podía ser de otra manera, éste iba a estar relacionado con los dinosaurios, y, más concretamente sobre dinosaurios carnívoros.


Pero antes de presentarles el tablero, había que presentarles a la abeja jijijiji. Así que les dije que ya había llegado desde Casas Ibáñez el robot-abeja, pero que la pobre no entendía nuestro idioma. Para demostrárselo pedí a uno de ellos que fuera a la cocinita y volviera y lo hizo, y después se lo pedí al bee-bot y no se movió.
Así que, les mostré las tarjetas de movimiento, y les dije que iba a intentar traducirlo a su idioma, al idioma de la programación, ¡toma allá! ¡el bee-bot habla lenguaje de programación!
Como estábamos sentados en asamblea pedí al bee-bot en lenguaje de programación que fuera hasta uno de los niños usando sus flechas, ¡ojalá hubierais visto sus caritas cuando comenzó a caminar! ¡me había entendido!
Así que uno a uno fue "hablando" a la abeja para que llegara a otro compañero.
Una vez que lo habían entendido sacamos el tablero de dinosaurios carnívoros y ya desató la locura jajajaja. 


Como era el primer día no les expliqué que significaban las cruces que había puesto, ya lo iremos complicando conforme avance el mes.
Primero colocábamos al bee-bot en la casilla de salida, luego yo les pedía que fueran a una de las casillas, ya fuera de imagen o de texto, por lo que debían localizarla. Una vez localizada estudiábamos el recorrido y nos dimos cuenta de que el bee-bot no avanzaba en diagonal.
Después íbamos contando las casillas y programando poco a poco a la abeja. Cuando creíamos que estaba ya hecho le dábamos a "go" y esperábamos esperanzados a que la abeja llegara a su destino.


Poco a poco iremos complicando las actividades, porque lo que está claro es que durante este mes vamos a utilizarlo mucho muchísimo =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario